Proceso para llegar a tomar una taza de café

Proceso para llegar a tomar una taza de café

Quizás todos alguna vez ha bebido una taza de café, pero solo algunos han experimentado el proceso para desarrollarlo. Soy de una familia de campesinos que se dedicará a la producción de café por lo tanto él trabajó con café durante casi toda mi vida. Dos veces cada mes mí padre y todos en la familia salimos al campo a recoger semillas de café, de manera artesanal. La faena comienza a las seis de la mañana y termina cuando se pone el sol. Cada uno toma un saco y un balde, para introducirse entre las plantas y cosechar las semillas que están maduras. Cosechar café es un trabajo que toma mucha paciencia y voluntad. No es mi trabajo favorito cosechar café porque los cafés están llenos de insectos, especialmente hormigas y avispas con las cuales hay que enfrentarme en cada planta.

Al final del día suelo salir lleno de picaduras de distintos insectos incluyendo orugas venenosas. El fin de la semana se lleva los sacos del café al mercado y una porción de él se deja para el consumo de la casa. Entonces el esfuerzo vale la pena porque al final del día tengo una deliciosa taza de café en mi mesa. Mi madre suele analizar el café en casa para la familia. Esto también es un trabajo laborioso, primero hay que quitar toda la basura que vienen en las semillas. Cuando la basura se ha quitado se coloca al sol por tres o cuatro días para secar y luego se quitan las cascaras del café, luego se debe tostar a fuego lento, por lo general mi madre tuesta el café en un fogón de leña. Cuando el café ha sido tostado se deja que se enfrié por un tiempo para luego ser molido en un molino manual. Entonces está listo para pasarlo por agua caliente y servir una deliciosa taza de café.

Deja un comentario